Suffering With Arthritis? Find Out How Pilates Can Benefit You

Las articulaciones están formadas por elementos duros que son las superficies articulares de los huesos próximos entre sí; y por elementos blandos llamados ligamentos articulares, cartílagos articulares, meniscos, cápsula articular y membrana sinovial. Todos estos elementos blandos sirven de unión, de amortiguación y facilitan los movimientos articulares.

Los principales movimientos articulares son:

ABDUCCION: movimiento lateral con separación de la línea media del tronco.
ADUCCION: movimiento medial con aproximación a la linea media del tronco.
FLEXION o : movimiento de inclinación en el que se disminuye el ángulo de una articulación, aproximando los huesos que une.
EXTENSION o : movimiento de enderezamiento que produce un aumento del ángulo en una ar-ticulación, separando los huesos.
CIRCUNDUCCION: movimiento circular de un miembro que describe un cono, combinando los mo-vimientos de flexión, extensión, abducción y aducción.
ROTACION EXTERNA: movimiento rotatorio alrededor del eje longitudinal de un hueso que se separa de la linea media del cuerpo.
ROTACION INTERNA: movimiento rotatorio alrededor del eje longitudinal de un hueso que se acerca a la línea media del cuerpo.

¿Que es la artrosis?

La artrosis es un trastorno del sistema esquelético que provoca de manera paulatina el desgaste de los cartílagos articulares. Se trata de una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta tanto a jóvenes como a ancianos, aunque su incidencia se incrementa con el avance de la edad, por lo que se considera como un trastorno frecuente en la tercera edad.

Normalmente las articulaciones más afectadas son las manos, las rodillas, la cadera y la columna. Entre los agentes desencadenantes se encuentran factores mecánicos, traumáticos, metabólicos, ambientales y hereditarios.

En cuanto a su tratamiento, en la actualidad no existe ninguno específico ni definitivamente curativo. No obstante, es posible encontrar una amplia variedad de recursos para poner freno a las deformaciones que podrían provocar la incapacidad.

¿Que podemos hacer para prevenir su aparición o reducir sus efectos?

La clave para prevenir su aparición y reducir sus efectos radica en mantener la movilidad y la estabilidad de las diferentes articulaciones del cuerpo, lo cual se logra practicando ejercicios de bajo o nulo impacto. Entre los sistemas de ejercicio que reúne estas características tenemos el Método Pilates.

La técnica de Método Pilates es muy recomendada en casos de artrosis ya que con ella se realizan ejercicios para favorecer el movimiento articular, irrigando y dando tono a los ligamentos y drenando la articulación. De este modo se logra mejorar la estructura de sostén de la articulación, fortaleciendo y flexibilizando todos los grupos musculares que amortiguan la carga y así aliviar los dolores, mejorar la movilidad de la articulación afectada e, incluso frenar el curso deformante de la enfermedad.

Por ello, los ejercicios del Método Pilates, mediante sus movimientos suaves realizados de forma muy controlada, son una eficaz técnica de rehabilitación para los afectados por esta patología.
Sin embargo debemos considerar la importancia de que la práctica del Método Pilates se realice bajo la supervisión de profesionales cualificados ya que la artrosis es una condición que aumenta el riesgo de lesiones durante la práctica de ejercicio físico.

Además, es necesario que el instructor adecue los Método Pilates en función de las limitaciones que por el avance de la patología tenga cada persona para así evitar las sobrecargas que puedan aumentar el dolor y que evite siempre aquellos movimientos que puedan agudizar los síntomas.
Generalmente es suficiente realizar dos o tres sesiones a la semana para recuperar gradualmente la movilidad y flexibilidad de las articulaciones mientras se logra un simultáneo y progresivo alivio del dolor asociado a la patología.

Entre todos los ejercicios del Método Pilates aplicables a la artrosis, el siguiente es especialmente indicado para prevenir o frenar la aparición de artrosis en las articulaciones de las rodillas y caderas, además de servir para fortalecer y tonificar el abdomen y los músculos abductores y aductores:

  • Tumbado hacia arriba (posición supina) con la espalda apoyada sobre la colchoneta y la columna neutral manteniendo sus curvaturas naturales. Separa tus piernas a una distancia aproximadamente igual que la anchura de las caderas y flexiona tus rodillas apoyando los pies paralelos en la colchoneta. A continuación extiende tus brazos y colócalos sobre la colchoneta a los lados del cuerpo con las palmas de las manos hacia el suelo.
  • Una vez cómodo en esta posición, realiza un par de respiraciones de Pilates soltando el peso de tu cuerpo hacia la colchoneta al exhalar.
  • Una vez estés relajado, despega el pie derecho de la colchoneta manteniendo la rodilla flexionada hasta colocar la pierna en ángulo recto de tal modo que la parte inferior quede paralela al suelo. A continuación despega el pie izquierdo colocando tu pierna izquierda junto a la pierna derecha en ángulo recto y situa cada mano sobre su rodilla correspondiente. Mantén en todo momento los pies extendidos y la zona lumbar apoyada sobre la colchoneta.
  • Al inspirar comienza a dibujar círculos con tus rodillas hacia fuera abriendo las rodillas hacia el exterior con la ayuda de tus manos manteniendo los pies juntos y estirados y la zona lumbar en contacto con la colchoneta.
  • Sigue inspirando y aleja las rodillas de tu cuerpo elevando ligeramente los pies con respecto a la horizontal con el suelo (asegúrate de que los mantienes siempre juntos y en punta). De este modo podrás dibujar un gran círculo con tus rodillas y así movilizar tus caderas.
  • Al exhalar cierra el círculo juntando tus rodillas y aproximándolas ligeramente hacia el pecho mientras «hundes» tu ombligo en la colchoneta.
  • Realiza 3-5 repeticiones de este ejercicio y a continuación otras 3-5 repeticiones invirtiendo el sentido de los círculos.
  • Hemos visto un ejercicio del método Pilates, tomándolo como ejemplo, sin embargo, hay muchos más y, cualquiera de ellos nos sirven para mejorar y reducir el deterioro de las articulaciones propios de patologías como la artrosis y la artritis.

Fuente: https://www.deustosalud.com/blog/vida-saludable/pilates-para-mejorar-tus-articulaciones

Deja un comentario

Rate this post*

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario